CIENCIAS NATURALES
CIENCIAS SOCIALES
ECONOMÍA
EDUCACIÓN FÍSICA
14 artículos

Ciencias sociales

Conjunto de ciencias que, desde diferentes ópticas analizan la actividad humana en todos aquellos aspectos no tratados por las ciencias naturales. Forman, junto a las humanidades y las ciencias naturales o experimentales, las tres principales ramas del saber. Las ciencias sociales nacieron a finales del siglo XVIII y sobre todo en el XIX, en un intento de aplicar la metodología científica de la física o las matemáticas en el ámbito de las producciones materiales e inmateriales de la sociedad: la historia, el comportamiento social, etc. Denigraban, en cierta medida, la subjetividad que por entonces rodeaba a las humanidades, a las que acusaban de escaso empirismo a la hora de analizar el comportamiento del ser humano en sociedad. A partir de entonces se comenzaron a desarrollar diferentes disciplinas como la sociología, la antropología, la demografía, etc., en las que el método científico se tomaba como punto de partida. Tras diversos y fallidos intentos por hallar las leyes...

Dinámica social

Cambios en el conjunto de valores que caracterizan a una sociedad. Las sociedades no son entes estáticos sino que evolucionan con el paso del tiempo. Los valores transmitidos de generación en generación se ven modificados o bien grupos sociales insatisfechos se organizan para alterar la situación vigente, como sucedió durante las revoluciones rusa o francesa. En definitiva, las sociedades son dinámicas. La dinámica social está de hecho determinada por los llamados procesos de cambio, crisis y conflicto. Éstos tienen lugar en todas las sociedades con independencia de su modernidad o su grado de desarrollo. El cambio social hace referencia a transformaciones en las instituciones o en los comportamientos sociales. Dichos cambios pueden ser de diferente grado, desde pequeñas modificaciones hasta la propia destrucción de las instituciones, producto generalmente de revoluciones. Están frecuentemente asociados a situaciones de crisis, ya sea económica, política o moral: por ejemplo, la...

El hombre, animal social, animal político

Si el hombre ha sido definido a lo largo de la historia del pensamiento como un animal racional, determinado por el pensamiento; como un animal que fabrica, que trabaja sobre la naturaleza; o como un animal emocional, que siente la realidad; no menos importante y universal es su caracterización como animal social o político, como ser que se define a partir de su relación con otros seres, puesto que nada en el hombre es completamente privado, nada hay en él que se pueda esconder a los otros hombres. En este sentido cabe destacar la importancia de los conceptos de relación y comunicación tanto en el hombre como en el resto de los seres vivos. Incluso la propia vida, la existencia, desde sus formas más rudimentarias de expresión, se basa en la comunicación. Las células necesitan de otras células para sobrevivir, las neuronas necesitan de otras neuronas para transmitir impulsos eléctricos, los animales de otros animales para alimentarse y para procrear. En el caso del individuo, estas...

El hombre, ser libre

Al igual que la racionalidad o la sociabilidad, la libertad constituye otro elemento fundamental dentro de la naturaleza humana, que complementa y da sentido a cada una de las facetas que determinan su existencia. Así, nada de lo que el hombre es capaz de hacer tiene sentido si no viene ideado y realizado desde la libertad. Frente a los procesos naturales que parecen ser siempre iguales y no admiten otras posibilidades, el actuar libre del hombre resulta una extraña y valiosa forma de vida que produce todo lo que caracteriza el mundo humano. De esta manera, el instinto que conduce el actuar de los animales no racionales los ata a unas pautas que no pueden evitar (comer, defender un territorio, etc.); sin embargo, el hombre es el único ser que es capaz de elegir su forma de actuación al margen de los instintos, a pesar de lo que le dicte su cuerpo o el entorno. De la libertad nace todo lo que de valioso hay en la existencia, ya que ser libre implica, en cierta medida, ser el...

El mundo político

Ya en la antigüedad clásica, el filósofo griego Aristóteles señaló que el ser humano era eminentemente un zoon politikon (en griego, «animal político»). Con independencia del mayor o menor interés de las personas por la política, esta actividad afecta a la vida de todas ellas mucho más de lo que con frecuencia se imaginan. El ejercicio político es inherente a la naturaleza del hombre, siendo desde los tiempos más remotos tanto una fuente inagotable de conflictos como un mecanismo eficaz para resolverlos. El ordenamiento legal y el político representan, junto con la estructura económica, los cimientos de cualquier sociedad. La proliferación de las organizaciones internacionales desde mediados del siglo pasado ha supuesto asimismo el nacimiento de una legalidad internacional, una de las señas de identidad de la globalización. Poder, legitimidad, autoridad y liderazgo son conceptos básicos a la hora de emprender el estudio del fenómeno político. Pese a que estos términos están muy...

El mundo social

A menudo se ha afirmado que el ser humano es en realidad un ser social. Necesita de sus semejantes para alcanzar su plenitud y desarrollar aquellas capacidades, especialmente las intelectuales, que le diferencian de los animales. No puede pues vivir aislado; debe vivir en sociedad. La sociedad puede definirse como un sistema formado por seres humanos que se relacionan entre sí y que forman un conjunto interdependiente. Se trata de una comunidad humana en la que sus miembros realizan una serie de funciones que permiten la supervivencia del grupo, no tanto de forma individual como en su conjunto. Su carácter homogéneo viene dado porque sus miembros comparten una serie de normas y valores culturales que le dan cierta cohesión y la diferencian de otras comunidades. El estudio de las sociedades humanas reviste una gran complejidad, pudiendo ser abordado desde perspectivas muy diferentes. Por una parte se puede estudiar todo el fenómeno de la socialización, es decir, de cómo unos seres...

La democracia

El concepto de democracia aparece en la historia de la humanidad como la manifestación ideal de un logro político, social y cultural. Si se tienen en cuenta la cantidad de sistemas políticos corruptos que han determinado la vida de millones de hombres, la posibilidad de que exista, se defienda y se practique la democracia, da cuenta de la riqueza que encierra el espíritu humano. Democracias ha habido muchas, aunque es importante tener en cuenta que en numerosas ocasiones no han sido sino tapaderas políticas que han ayudado a legitimar otras formas de poder absolutista encubiertas bajo un inmenso aparato propagandístico. El hecho de que todos los ciudadanos tengan acceso al voto no tiene por qué decir que efectivamente se vaya a cumplir su voluntad. De hecho, aunque todos tengan derecho al voto, éste se puede ver condicionado de muchas formas. Los candidatos pueden estar preasignados de tal forma que la voluntad popular siempre tenga como resultado un personaje perteneciente al...

La dimensión moral

El hombre define su forma de ser a través del ejercicio de la libertad. Mientras los animales y las plantas ven determinada su vida por unas leyes naturales de las que no pueden escapar, el ser humano inventa su forma de ser actuando. Así, su esencia está estructurada por unos parámetros éticos y valorativos, puesto que a toda acción libre acompaña de manera invariable una valoración moral, una consideración de la realidad en términos de maldad y de bondad, de bueno y de malo. A pesar de que la ética como disciplina que estudia los actos morales apareció en un momento y en unas circunstancias muy concretas, la historia de los actos morales no tiene un principio tan definido. Desde que el hombre es hombre se puede afirmar que éste se ha dedicado a articular su realidad y su mundo en torno a las nociones fundamentales de bueno y de malo; o si no, al menos, de preferible y de no preferible, de adecuado o inadecuado. La ética y la moral aparecen pues como una dimensión inseparable de...

La libertad

El concepto de libertad viene determinado, por un lado, por el deseo de la voluntad y, por otro, por las limitaciones naturales de los individuos, de tal modo que no basta con desear sin más (libertad positiva), sino que también deben tomarse en consideración las coacciones a las que se enfrenta cualquier forma de existencia (libertad negativa). Así, se puede definir la libertad como una capacidad que se refiere a una acción y que se ajusta al deseo de la voluntad dentro de unos obstáculos y unos límites. Ahora bien, ¿cómo es ese querer referido a la libertad?. La voluntad debe hallarse presente en cada uno de los momentos de la libertad, ya que, de lo contrario, un sujeto se puede convertir en un prisionero de su propio querer desordenado. El alcohólico, por ejemplo, hace lo que parece desear: beber; sin embargo, no es capaz de controlar sus propios deseos, que deja de cumplir de forma voluntaria para hacer de ellos una condena. Esta formulación de la voluntad y el querer ya...

La sociedad

Cualquier consideración en torno al ser humano y a su naturaleza pecará de imprecisa o abstracta si no comprende el entorno social en el que el individuo se desenvuelve. En muchas ocasiones, se ha reprochado a determinadas formas de filosofía precisamente de eso, de no haber sido capaces de hablar del hombre concreto, del ser de carne y hueso que vive en el seno de unas estructuras sociales reales. Miguel de Unamuno (1864-1936), por ejemplo, ironizaba sobre el sujeto puro propuesto por René Descartes (1596-1650) en su metafísica, tildándolo de hombre «de matute», de ser desclasado y extirpado de su campo legítimo de desarrollo. Si bien es cierto que los entes trascendentales, tan usuales en la filosofía, poseen un inmenso valor para acercarse a las facultades del hombre consideradas en abstracto, en potencia, no lo es menos que también es necesario hablar de él como individuo concreto para poder acercarse a su realidad. Lo más característico de la humanidad viene determinado por la...

Las estructuras de la moralidad

La ética es la disciplina que consiste en el estudio y el análisis de los actos morales, comprendidos éstos a partir de la decisión y la libertad humanas. Dentro de este ámbito se pueden encontrar unos conceptos fundamentales que requieren de un estudio pormenorizado, concreto y exhaustivo, ya que se presentan como las estructuras elementales de la dimensión ética; se trata de conceptos como el de bien, mal, virtud o valor. Cada uno de estos términos hace referencia además a distintas facetas de la dimensión moral, acotando su sentido y delimitando el alcance del actuar humano. La historia de cada uno de ellos reviste un gran interés antropológico y cultural al revelar la forma en la que cada época y cada sociedad ha entendido las actividades, en términos universales, del hombre y su relación con Dios y el mundo. Las estructuras de la moralidad están definidas por una serie de extremos valorativos, dentro de los cuales se hallan definidos la esencia humana y el sentido de su...

Las teorías éticas

A lo largo de la historia del pensamiento, los filósofos han tratado de formular una teoría ética fundamental que sea capaz de dar cuenta de todas las dimensiones morales del hombre. Estas teorías no han partido siempre de los mismos presupuestos ni han empleado unos mismos métodos; bien al contrario, han variado sus planteamientos hasta el punto de hacer necesario un estudio de la historia de la ética diferenciando entre éticas formales y materiales; entre éticas de los bienes y de los fines; entre éticas autónomas y heterónomas. La mejor manera de hacer frente a las teorías éticas que pueblan la historia de la filosofía es incluirlas dentro de alguna de estas categorías, remarcando si hacen depender el actuar humano de sí mismo o de algún otro ser o realidad; señalando si el comportamiento del hombre debe basarse en un conjunto de normas concretas o si por el contrario, debe basarse en una estructura formal que indique la manera correcta a través de la cual se debe llegar a...

Política

Del griego politicós, “político”, y éste de polis, “ciudad”. Aunque la noción de política comprende diversas facetas del conocimiento humano, por lo que se presta a múltiples interpretaciones, una definición genérica podría establecer que la política comprende el conjunto de actividades, entidades y procedimientos de administración y gobierno a través de los cuales se rige una comunidad. Aunque esta colectividad puede ser de cualquier naturaleza, por ejemplo, una empresa o la propia familia, el término se asocia de manera específica al gobierno del estado y sus instituciones. Dentro del ámbito global de la política se distinguen las diferentes áreas a las que se ha de prestar atención para el adecuado funcionamiento del estado, entendido éste como conjunto de instituciones políticas, jurídicas y administrativas que ejercen poder político sobre los habitantes de un territorio separado de otros territorios por fronteras, es decir, del pueblo que conforma la nación en ese estado. En...

Sociología

Es la ciencia que estudia las sociedades humanas, su estructura, funcionamiento, organización y desarrollo. El objeto de estudio de la sociología es, pues, la sociedad, y en su labor confluye en muchas ocasiones con otras disciplinas sociales o humanas. Así, la antropología tiene también entre sus objetos de estudio a las sociedades humanas, si bien su enfoque y métodos de investigación son diferentes. Otro tanto ocurre con disciplinas como la ciencia política, la economía o la psicología, ciencias que en algunas ocasiones pueden tener mucha relación con la sociología. Para los sociólogos, los seres humanos se organizan en agrupaciones o sociedades que siguen unas pautas, que tienen un orden y una estructura internos. Los miembros que las componen, los individuos, no son tanto su objeto de estudio (lo son de la psicología), sino los fenómenos que ocurren dentro de la sociedad, las instituciones, los valores y mentalidades, los sistemas de creencias y organización. En buena medida,...