Art Nouveau

    El árbol de la vida, obra de Gustav Klimt.

    Movimiento artístico y decorativo que ocupa las dos últimas décadas del siglo XIX y las dos primeras del siglo XX. Sus raíces se encuentran en el post-romanticismo europeo. En Francia y Bélgica el movimiento fue conocido como Art Nouveau, en Gran Bretaña como Modern Style, en Alemania como Jugendstil, en Austria como Sezession Stil, en España y América Latina como Modernismo y en los Estados Unidos como Tiffany.

    Su presencia se encuentra en todas las manifestaciones artísticas de la época, desde la arquitectura más audaz al más modesto objeto doméstico. El desarrollo del Art Nouveau es inseparable de la evolución de las artes decorativas del siglo XIX. En Francia esta corriente está asociada a diseñadores como Émile Gallé o Hector Guimard. En pintura, la gran novedad se encuentra en la colaboración de los artistas con la prensa gráfica en anuncios, ilustraciones, cubiertas y también en fachadas de locales; cabe citar a Armand Séguin o Louis Anquetin. Aunque el modernismo francés dejó cientos de muestras en arquitectura, el ámbito más reconocido es el de las artes decorativas, destacando los talleres de vidrio de Henry Cros, la cerámica de Thorvald Bindesboll o la joyería de René Lalique. De entre todos los artesanos del libro resulta necesario recordar a Eugéne Grasset.

    Desde Alemania, el Jugendstil alcanzó al conjunto del área centroeuropea y a los países nórdicos. En todos se produjo una fuerte reacción en arquitectura, escultura y pintura, pero las transformaciones principales llegaron en el campo de las artes decorativas y tipográficas con figuras como el vidriero Karl Köpping o el impresor Otto Eckman.

    En Austria, tanto en el campo de la arquitectura como en el de la pintura, la música o las artes menores, el movimiento Sezession Stil alcanzó gran altura artística e intelectual.

    En Gran Bretaña, con el camino abierto por el prerrafaelismo pictórico, que no sólo había impregnado al resto de las artes plásticas sino también a la literatura, los orígenes del Modern Style se relacionan con el grupo Liberty. En los últimos años del siglo XIX hay que destacar la labor de artistas del mueble como F. Annesley Voysey y Charles Rennis Mackintosh. En pintura, el principal de los artistas británicos fue Walter Crane.

    En España, Cataluña fue especialmente receptiva a esta nueva estética. Mientras, en Italia, volcada por entonces en la recuperación de su esplendoroso patrimonio histórico, el Art Nouveau no acabó de cuajar.

    En América, el Tiffany Style recorrió el continente de norte a sur con singular energía y deseo de transformación.